Bicis y triciclos reclinados – Cargobikes

¿Es posible hacer rutas de montaña con una Bici Reclinada? *¿Si!*


A veces las respuestas empiezan con una interrogante y acaban con una afirmación convencida.
Y es lo que hemos experimentado el día de hoy con la bici reclinada de Montaña Azub IBEX:
* Dos ruedas de 24´.
* Cubiertas Schwalbe Jack Black especiales para montaña.
* Manillar por arriba ajustable y basculante.
* 24 marchas, configurados especialmente para montaña: 11-34 / Plato pequeño 26 Dientes.

Aquí podéis ver algunos detalles de dicho modelo en nuestro álbum de fotos (Azub IBEX Okocicle):

okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.01okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.04okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.05okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.06okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.07okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.08
okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.09okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.10okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.12okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.16okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.17okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.18
okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.19okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.20okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.22okocicle.azub.ibex.24.colmenar.mtb.leganes.madrid.23

Azub IBEX, a set on Flickr.

ANTECEDENTES DE LA PRUEBA DE LA AZUB IBEX.-
Desde hace algún tiempo, recibimos mucha consultas sobre la reclinada ideal para hacer montaña de alto nivel. De sobra hemos comprobado el desempeño de las bicis reclinadas de casi cualquier medida, con buenos resultados; en vías verdes y firme compacto. Pero nunca nos habíamos atrevido con rutas por las que circular las MTB verticales.

Así que lo primero fue solicitar algunos consejos a los técnicos de Azub Bike y pedir que nos enviasen su reclinada de montaña: la AZUB IBEX (concepto similar de sus modelos AZUB MAX y AZUB HARDCORE). Y en Okocicle, durante un tiempo la hemos guardado para una ocasión especial.

Finalmente, la cita surgió de la propuesta de José (Biker TB) para acompañar al grupo de MTB Leganés que celebraba su aniversario dando una vuelta por Madrid y proponiendo en el recorrido un tramo que José ya ha documentado con todo detalle en su blog de rutas por Madrid y alrededores. Por favor, no avancéis en esta entrada sin echar un vistazo a sus fotos y descripciones bien estudiadas después de la jornada.

Por lo tanto, con todo dispuesto: experto guía del barrio, grupo de MTBIkers en plena celebración y bici reclinada de montaña por estrenar… salimos con nuestra mochila preparada, y algunas dudas sobre cómo afrontar el reto de las trialeras, descensos, y la recurrente bajada de La Marmota, que desde el inicio de semana nos rondaba como un tramo imposible para una reclinada.

CRONICA DEL PASEO EN BICI RECLINADA DE MONTAÑA.-
Nos encontramos con José sobre las 9.30 y de inmediato nos dirigimos al cruce que separa los límites del Pardo y la Quinta, desde cuyo punto nos ponemos como objetivo alcanzar el carril bici de Colmenar, con un par de repechos de elevada pendiente y algunos bancos de arena que hacen titubear nuestra reclinada.
En el punto de encuentro pasan algún rato hasta que llega el grupo compacto de MTB Leganés, animados por lo que llevan recorrido y lo que les queda. Empieza el disfrute en grupo de José y quien escribe y nos dispersamos entre los aprox. 40 ciclistas que conforman el grupo de Leganés.
Apretamos las calas en los pedales y vamos cogiendo el ritmo del grupo en animada charla, sobre las bondades de una reclinada y hasta dónde llegaremos.

En el punto donde se descubre la antigua estación de Valdelatas, José aconseja ir a la derecha, buscando el mismo final que el grupo grande, pero por caminos más accesibles, aunque con un par de buenas rampas que me hacen desmontar por primera vez y empujar la bici reclinada un breve tramo. Empiezan a surgir esas construcciones técnicas de nuestra posición en la bici, la sincronización de la rueda con el pedal (para no golpear el neumático con el talón) y otras ideas que nos distraen del esfuerzo de alcanzar el que es nuestro primer punto de descanso con el grupo.
Llegando junto al grupo, decido hacer un par de ajustes a la bici, y nada más terminar la bici despierta la curiosidad del grupo. Pruebas van y vienen, y el grupo entra en ese estado de curiosidad por una reclinada, que nos encanta y nos gusta compartir. La prueba siempre acaba por ser una experiencia entretenida, y en muchos casos reveladora de un ciclismo que está ahí y gusta cuando se prueba.
Yo aprovecho para comer algo (una naranja y un kiwi) y preguntar qué nos espera más adelante: ¡La Marmota!, ¡La Marmota!… pues vamos a ello.
Ya estamos cerca del carril bici, y salimos raudos al firme vinotinto, y buscamos una re-entrada a los caminos de tierra y aprovechamos para hacer otra breve parada. El rodar por firme, me ha relajado las piernas y compruebo que le manillar está quizá muy cerca del cuerpo. Estimo que será buena idea realizar algún ajuste, pero prefiero seguir tal y como esta la bici, no vayan a ser ideas mías con el cambio de terreno.
Retomamos el camino, y el grupo avanza muy deprisa en las pendientes de bajada hasta el mirador de Valdeleganar (datos todos, proporcionados por José); donde nos reagrupamos y José propone una ruta alternativa para evitar un descenso complicado, incluso para las bicis verticales.

Empieza nuestro encuentro con La Marmota, y acabado nuestro lento descenso, empieza nuestro aún más lento ascenso por una pendiente de mucha dificultad. Llego a subir la tercera parte, y desmonto, mientras delante de mí otros ciclistas también llevan sus bicis a su lado. Cuando no se puede, no se puede, ni en reclinada, ni en vertical!
Volvemos a la ruta y por primera vez, un tramo que no es subida, hace que desmonte de la bici, un pedregal que abunda en un tramo de unos 50 metros, hace imposible el tránsito de la bici reclinada. Por fuerza, la rueda delantera se bambolea a derecha e izquierda, y es casi imposible no dar con el talón del zapato, yendo tan despacio. No es falta de marchas, sino de coordinación en la rueda. Quizá con algo más de fondo, la solución sería avanzar recto, pasando incluso por encima de los pedruscos. Por ahora, es una misión fuera de mi alcance.

Volvemos a los pedales, pero no por mucho tiempo, a pesar de que el rendimiento sobre la bici es bueno, la subida con pendiente no es problema para la Azub IBEX que cuenta con el desarrollo adecuado. Incluso los bancos de arena, empiezan a ser menos problemáticos. Pero la dificultad surge en las piedras grandes y las hendiduras anchas en medio del camino. El cruzar la rueda, mientras nuestra inercia nos hace ir rectos hace incontrolable la reclinada, que no permite desplazar el cuerpo hacia el lado que compensa. Vamos sentados y recostados sobre nuestra espalda sin posibilidad de desplazarla a la derecha o izquierda. Un handicap, que aún tiene solución: ¡Incorporarnos sobre el asiento!… aprendo esto, mientras voy bajando, dando saltos entre piedras y terreno erosionado…
Desmonto donde el sentido común lo indica, y retomo sentado dónde la experiencia reciente nos anima. José también nos ayuda a mantenernos cautelosos, y él también desmonta. Y así llegamos hasta el puente de la Marmota, donde el grupo espera, y observa atento el descenso de una bici reclinada por una pendiente de gran dificultad. Llevo un pie en el pedal izquierdo y el otro pie atento al terreno, más cerca del suelo que del pedal. Y así llegamos finalmente al Puente!…

Todo un éxito para la Azub Bike!

A partir de aquí, ya organizamos el regreso, ayudados por José, y después de un buen rato sobre el puente, damos media vuelta y empujamos las bicis durante casi 20 minutos hasta un terreno más apto, y que enlaza perfectamente con el carril de Colmenar Viejo. De vuelta a nuestro punto de salida, José y yo nos despedimos, hasta una próxima y segura salida. No nos cansamos de agradecer sus buenos consejos y excelente conocimiento de la zona por donde transitamos.

OBSERVACIONES SOBRE LA BICI RECLINADA DE MONTAÑA.-
Algunas reflexiones de nuestra breve experiencia y barruntadas en este corto tiempo:

* La Azub IBEX proporciona una experiencia superior, en terreno de tierra, respecto a otros modelos probados. No nos referimos a las condiciones extremas, sino a caminos por los que también hemos transitado con otras marcas/modelos.

* La relación de marchas es suficiente, tanto para dar grandes pedaladas, como para las cortas.

* Desmontar es un habito natural del ciclista de montaña. Lo hicimos dónde nos lo dictaban las fuerzas o el sentido común y probablemente serían exactamente los mismos puntos para desmontar sobre una bici MTB convencional. A más experiencia y fondo, esto puede mejorar.

* Utilizamos (y recomendamos) el uso de pedales mixtos. Ir con calas, es casi “obligatorio” en terreno firme, pero en subida o bajada de gran dificultad ir atado a los pedales es un riesgo potencial y peligroso. Tanto por ir despacio y caer, como ir deprisa y derrapar, son situaciones que seguro queremos evitar dejando nuestro pie unido al pedal.

* La experiencia, hace necesario ajustes de toda la bici reclinada. En nuestra opinión nos aportará más rendimiento or más erguidos por lo tanto el asiento tendrá más ángulo, lo que hace que variar el tubo del pedalier, posición de asiento y manillar sean medidos y ajustados con mucho mimo y cuidado. La posición es esencial. Un estiramiento excesivo nos causaría molestias en la parte baja de la espalda, y el ir muy flexionados el famoso “recumbent butt” o dolor en los glúteos.

* Al subir, e ir sin calas, hemos aprendido a variar la posición del pie sobre el pedal. Alejando el talón del posible roce con la rueda. Se hace incómodo al principio, pero luego se agradece con el buen rendimiento en subida.

* La concentración es esencial para los ascensos, yendo lo más recto posible y observando con antelación la ruta por donde va a pasar la rueda delantera. Una línea imaginaria que evite piedras y hendiduras del terreno.

CONCLUSIÓN ÚNICA SOBRE LA BICI RECLINADA DE MONTAÑA.-
* ¡Queremos más!

Agradecemos nuevamente al grupo de MTB Leganés por el buen ambiente e invitarnos a compartir su celebración, en especial a J.deLa Fuente y también a José Ramón, que nos guió por la zona industrial de Colmenar Viejo a la vuelta.
También a José, con quien compartir una ruta es una buena fuente de aprendizaje, incluído el disfrute del paisaje y buenas fotos.

¡Nos vemos en la siguiente invitación!

A los que pasan por aquí, si queréis acompañarnos, escribidnos a info@okocicle.com y si quieres probar la Azub IBEX de montaña, recuerda que está disposición para alquiler, así como el resto de modelos de la familia Azub: Apus, Bufo, Azub Eco 20, Azub Eco 16-Alfine y T-Tris.

Un saludo del equipo Okocicle en Madrid.

About these ads

2 respuestas

  1. Fue un placer rodar contigo y con tu reclinada, siempre sorprendente
    a la vez que extraña.
    Impresionante verte bajar la calzada romana del puente la marmota sobre tu montura reclina yo tuve la posibilidad de probarla y de intentar dominarla pero en 2 minutos
    y no siendo mia me daba mas miedo que verguenza mantenerme en linea logro que
    algun otro compañero consiguio

    saludos

    JOKA MTB LEGANES

    enero 26, 2012 en 23:15

  2. Pingback: Empieza la larga distancia en Reclinada *Nuestros 200 km de Vicálvaro* | Okocicle

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 156 seguidores