Dos holandesas que quitan (y cortan) el aire *Un compromiso con la velocidad*

Raptobike-Fujin-Com2

“La potencia sin control”, es una frase que suele repetirse mucho entre los grupos de ciclistas que suben por el carril del Colmenar Viejo de Madrid (casi diariamente) y muchos otros parecidos diseminados por toda España. Se hace a modo de chiste, cuando un gregario va más sobregirado sobre la bici, sin atenerse a esa regla implícita que todo buen club ciclista debe tener entre filas, de no tirar como un torete, ni quedarse atrás sin darlo todo. Entrega, sacrificio, algo de sufrimiento, pero controlado.

Todo esto está muy bien… hasta que te subes a una reclinada holandesa!

Por ejemplo, cualquiera de estas dos en su amplitud de detalles.

Y tienes potencia, y tienes control… y dices adiós a todos los gregarios del club en 5 pedaladas.

Lo cierto, es que sin ser tan dramáticos el lema de la potencia es reemplazado por: “La belleza sin control”. Y tus compañeros de club, seguirán como un todo junto al reclinado del grupo, habiendo cambiado el paradigma ciclista, disfrutando más aún sobre una bicicleta.

Raptobike-Fujin-Com26

Para cerrar la reflexión, y atendiendo al buen hacer de expertos y amateurs, os dejo con un pequeño juego: ¿sabría alguien describir las siete principales diferencias de estos dos modelos de bici reclinada?

Raptobike-Fujin-Com7

La respuesta, después del paseo del día.

Un saludo desde Okocicle.