Bicis y triciclos reclinados – Cargobikes

Cultura reclinada

Okocicle Festival *Celebraciones, viajes, encuentros…*

okocicle-flyer-2015

Os presentamos Okocicle Tienda, en Madrid. Abriendo surcos y camino en lo que al ciclismo diferente se refiere.
Hace poco un amigo me preguntaba, si podría ser el canal en español que más reclinadas ha probado, y es atrevido responder a eso. Sin embargo, llevamos tres Eurobikes en la piel, cuatro Spezis a cuesta, un cyclevisión inolvidable, visitas a 4 fabricantes de reclinadas y trikes, una Paris-Brest-Paris con un monográfico en reclinadas, 6 RecliMADs, incontables paseos conociendo nuevos ciclistas y sus monturas, e innumerables visitas a tiendas de reclinadas por toda europa. También un buen puñado de brevets, y un par de grandes viajes por España en Velomobil. Estamos orgullosos de nuestro historial y experiencia recogida. Y lo que queda por delante.

Así que os dejamos una imagen con mucha solera, para que sigáis en sintonía probando bicis reclinadas, trikes, velomobiles. Compartidlo sin demora y con cariño.

La imagen es producto de lo que ha pasado estos 3 años exactos en nuestra tienda física de las 4 Torres (al final de la Castellana) y de casi 8 años de nuestro primer viaje a Amsterdam para empaparnos de un sueño.

Hace dos años, trajimos el primer velomobil a una tienda, y más tarde el segundo, para explorar hasta dónde llegar con ellos. Y llegamos lejos. Hace un año apenas decidimos saltar al campo, con los trikes de montaña, y que experiencia tan gratificante: creando un grupo de salvajes sofisticados en tres ruedas. Este año que empieza queremos velocidad y cadencia en el asfalto: carbono, lowracers, brevets, viajes fugaces por España. Podéis ver estas señas en la imagen nueva de OKOCICLE: una Troytec High Racer de carbono llevada por un buen amigo, amante del carril bici y un trike ICE modelo Vortex conducido por quien escribe.

¡Que siga el festival, por muchos años más!
Un año más: Gracias por vuestra sintonía y compañía.

Carlos Okocicle.

************************
Las fotos son obra y gracia del gran Justin Fisher, y la maquetación y edición del talentoso Fernando Nomura. Espero que haya suficiente cerveza para pagaros. =)


Cinco (5) Razones para NO comprar una reclinada *absolutas y sin remedio*

oko_razones_00

¿Cansado de escuchar las razones de los evangelizadores de las bicicletas reclinadas?
Has llegado al lugar correcto. Tome asiento y túmbese un rato.

Seguramente hay razones para NO HACERSE con una bicicleta reclinada. Y aquí las dejamos, absolutas y sin remedio como dice el titular de esta entrada.

* Razón nº1 para NO comprar una reclinada:
Levantarte un domingo por la mañana, no importa si llueve, poner a punto tu bici vertical, calzarse 100 km de un tirón y al bajarte de la bici andando con ese estilo John Wayne, dolorido en la espalda, el cuello, los brazos, por separado o todo a la vez, que realmente te hace sentir como un ciclista del tour de Francia (realmente será así)… ese dolor que llena, no va a llegar nunca sobre una bici reclinada o triciclo tumbado. Por el contrario, parecerás una princesa disney recién bajada de un globo rosa. El momento perfecto para pedir un batido de chocolate con cereza, en vez de una barrita energética de sabor manzana des-edulcorada.

oko_razones_06

* Razón nº2 para NO hacerse con una reclinada:
Adoras ese diseño impertérrito del cuadro de diamante. Di que si. La estética del cicloturista heróico inalterable con el paso de los años. Y más duró el periodo glacial, pero no te atraen esas curvas pervertidas de un cuadro recumbente de carbono, aluminio o acero. Si para ti no aplica aquel refrán, las reclinadas y sus variantes: no son para ti. Disminuya esta sensación 10 veces si hablamos de velomobiles. Abordada la conjetura, sólo basta con cerrar los ojos a esas suaves formas de los cruciformes de los trikes, o ese pedalier lujuriosamente puesto en la proa, algunas veces con platos enormes de 60 ó 70 dientes, u objetos fuera de este mundo de cromo-ly con triples suspensiones, adornados con asientos ergonómicos de carbono o fibra de vidrio. Vade retro, Charles Mouchet.

oko_razones_01

* Razón nº3 para NO rodar sobre una reclinada:
Decía Robert Frost que “La felicidad compensa en altura lo que le falta en longitud”. Si está usted de acuerdo con esta idea, no se haga nunca con una bici reclinada, ya que ésta aporta longitud. Mucha longitud. Si lo suyo es alegría en altura, subiendo un puerto por ejemplo, y a su lado va un inconsciente ciclista reclinado, con su sonrisa de reclinado, con su maillot de reclinado (con sus antinaturales bolsillos por delante), con su bici reclinada, dispuesto a meter mucha longitud en tiempo, calidad y relajación: huya rápidamente. Sin duda le dejará clavado, y podrá decirle adiós nueva y definitivamente cuando éste pase a su lado bajando el puerto a todo tren. Robert Frost que estás en los cielos castiga a este pecador.

oko_razones_004

* Razón nº4 para NO sentarse en una reclinada:
¿Abierto a las nuevas amistades?, La pregunta transversal y repetitiva sobre “cómo mola tu bici”, “¿y eso es cómodo?” que abre infinitos campos de conversación es ad”yacente” con una reclinada. Es esa animosidad que no despierta tu bici vertical, obligándote a entrenar el buen hábito de hablar bien en público y a tener más seguidores que George Harrison de Beatle o cuando se hizo monje Hare Krishna. En cambio los dicharacheros ciclistas reclinados dedicarán (si pueden) una charla entretenida sobre el universo de los trikes y bicis reclinadas. Escapa de la bici reclinada, si quieres permanecer solitario y misterioso. Advertimos: hasta ligar es más fácil sobre una reclinada… evita esta situación a toda costa, caso que hagas de Ulises. Nada de distracciones o Penélope te dará con el mazo.

oko_razones_04

* Razón nº5 para NO disfrutar de una reclinada:
Un respeto reverencial por una idea de la infancia: “el haber aprendido (o no) a llevar una bici convencional”. No, no, dios no, Nooooo!… si usted desea dejar intacto ese episodio, entonces la reclinada no es una opción. Al contrario, que el aficionado adicto en re-aprender algo nuevo, a llevar una bici, siendo ahora un adulto, sumergiéndose en un mar de emociones, que ahora pueden procesarse con madura alegría. Y qué decir del que nunca aprendió a llevar una bicicleta; sólo queda subirse a un triciclo reclinado y disfrutar de todo a la vez: hacer 100 km de una tirada, beberse un batido de chocolate con cereza, mientras charla con desconocidos que alaban un vertiginoso diseño y que podrás disfrutar hasta que tengas 100 años o más. ¿Divertido, no?

oko_razones_08

Dicho lo dicho, espero que estas razones de peso, le hayan hecho desistir de comprar una reclinada, y si no fuese el caso, estará bien de todos modos el haber sucumbido a sus más bajos deseos y disfrutar un poco más de la vida.

Palabra de ciclista reclinado.

************************
Un apunte final:
Esta entrada, está inspirada en una declaración que leímos hace muchos años de una ciclista reclinada de USA (aquí: http://suewidemark.com/nobent.htm), cuyos párrafos siempre nos hacen sonreir. La primera idea fue hacer una traducción al español, pero fue fácil ampliar las razones y explayarse en los detalles. Espero que os guste y encontréis dónde están las similitudes con la nota original y las distancias en tiempo y espacio.
Gracias Sue por tus “reasons to not get a bent”.


Viaje a Murcia en Bullitt y Trike *Adalides de la carretera (1de2)*

La vida simple en la carretera

La vida simple en la carretera

La sorpresa espera.

Me llama Oscar temprano, para decirme que no correrá en la Great Baltic Sea Ride con el velomobil Don Benito.
Avatares del destino. No existe una cualidad de buena-mala suerte para ciertos acontecimientos.

Días después, me llama Alfonso de Ecomensajeros de Murcia temprano, para saber si vienen a Madrid a por su preciado cargobike aún sin estrenar.

Iré. Iremos.

Aparece una teleconferencia vía Skype a tres bandas, es la invasión de la tecnología al servicio de lo más antiguo que mueve al hombre.

Un par de bicicletas recorriendo mundo.

Y ese mundo pasa por la ciudad de Dulcinea del Toboso y acaba en Murcia.
Sale desde Madrid.

Aún rugen las bajadas a mil por hora desde el puerto de Vitoria, rumbo a Donosti de hace apenas tres días. Pero el verano hay que estirarlo. Y las reclinadas no son sólo para teorizar. Son para dar palos en la carretera, zaherir ciclistas en vértice del arcén en curva, y destrozar las pegatinas de los cruces sin olvidar humillar el asfalto a punto de caramelo: a 50 grados de calor. Si quieres refrescarte sobre el sillín, aprieta los dientes y dobla la media.

Bocatas, alforjas de banana, herramientas, los ánimos, unas prendas, una cargobike bullitt y un trike vortex. Madrid – Murcia en el google maps.

okocicle_vortex_bullitt_000

Salimos a las 9 desde la tienda Okocicle, al lado de las Cuatro Torres, sabiendo que atravesar la capital será largo y penoso. No están claros los giros y desvíos que nos llevarán a Aranjuez, pasando por San Martín de la Vega, única referencia que daríamos si un hipotético clarividente nos preguntara en plena Castella: – ¿A dónde váis?
– A San Martín de la Vega, – le diríamos sin mencionar Atocha, Legazpi, Madrid Río, Villaverde Alto,…

Por la Castellana, cerca de Atocha

Por la Castellana, cerca de Atocha

Vamos poco a poco, disfrutando de la salida de Madrid. Aún con el estres de la ciudad. Natural en todos los que la habitamos. Lo vamos sudando en cada pedalada. San Martín de la Vega, nos lleva a pasear por las brevets de los primeros meses del año.
– Por aquí perdí el rumbo y la brevet me salió al revés, – le digo a Oscar y nos reimos.

okocicle_vortex_bullitt_03

Se suma un ciclista a nuestro pelotón. Casualmente estuvo en Murcia ayer. Un viento infernal. Animaros que os queda. Adios. Aprieta el calor. Son las 11 y Aranjuez está al caer. Vamos pensando en el bocata que llevamos en el cajón improvisado de la Bullitt.

Nos increpa otro ciclista que casi se atraviesa el solo con el banderín del vortex. Que no se os ve- grita enojado, pasa a nuestro lado y se aleja haciendo aspavientos.
Varios ciclistas más, nos saludan. Así hasta Aranjuez.

okocicle_vortex_bullitt_04

Paramos delante del Palacio con la idea de comer algo y beber de alguna fuente. No hay fuentes. Si, hay. Allí detrás. Cada vez quedan menos.

Mientras comemos, Oscar habla con su familia y yo reviso la salida de Aranjuez. Llamo a un baquiano de la zona que nos indica cómo salir. Y salimos. Jose Manuel, que es como se llama nuestro guía virtual, se materializa a la salida y nos espera con sus dos hijos con muy buen ánimo. Nos da indicaciones, un par de geles cortesía de su tienda: biciaranjuez, que más adelante nos vendrían muy bien y nos salva (con sus indicaciones) de equivocarnos en un cruce. Hacia Ocaña enfilamos con el peor sol del día, y paramos agotados buscando algo de fruta. Un agobio se cierne sobre la Bullitt, y es que no estoy acostumbrado al asiento de una bici vertical. Y la Bullitt que está de estreno no ayuda precisamente.

okocicle_vortex_bullitt_06

Dejamos Ocaña y volamos a Villatobas, donde de nuevo buscamos algo de fruta y bebida. Una bebida de naranja y media sandía nos arreglan la sed. Pero el calor es inmenso y queda mucho hasta que empiece a declinar el sol.

okocicle_vortex_bullitt_09 (2)

Nuestra meta parcial es llegar a Quintanar de la Orden, pero nos detenemos para comer algo en Corral de Almeguer: ensalada, calamares, agua y un descanso del sol-dado que nos mira desde arriba, vigilante, curioso del rumbo que llevamos.

Vamos a buen ritmo por la Nacional, paralelos a la Autovía, con un arcén generoso, pero aún así decídimos bajar otra escala, buscando carreteras más pequeñas.

okocicle_vortex_bullitt_11

Desde Quintanar, provocamos el desvío rumbo al Toboso. Dos ideas nos quedan grabadas sobre Quintanar, una a la entrada, con un soberbio mural, bastante atrevido, común en la urbe más cosmopólita, pero extraviado entre viñedos poco conocidos de una ciudad pequeña. La segunda idea: un gigantesco supermercado AhorraMas, entre casas y edificios viejos, reconvertidos, y del que ya desde afuera nos aturdía con su aire acondicionado. El contraste era brutal. Una parada para comprar frutas y a seguir.

okocicle_vortex_bullitt_12

Rumbo al Toboso, nos damos cuenta de que hemos olvidado a Madrid, que estamos en la ruta del Quijote y que Dulcinea espera. Es allí dónde pensábamos dormir, reservando previamente en la Casa del Cómico, pero llegamos muy pronto. El sol aún está bastante alto, y nuestro ánimo también. Le digo a Oscar que sigamos, pero él insiste en parar en el albergue para avisar de nuestra intención de no hacer noche. “Mejor llamar y tan contentos”, le digo. Pero insiste en el desvío, y mientras llama a la puerta me temo que el aviso tendrá un coste, o una regañina. De todos modos, parece lo correcto, aunque no sea lo más práctico. Sale un hombre grande, que lleva rato haciendo tiempo por nosotros. “¿Que no hacéis noche?”, “Espera que llamo a la dueña”, “No, no han dejado reserva”, “Que si fuera así, no la devolvíamos”, “Ajá”… “Que vaya bien, ya os vemos a la vuelta”, “Que si, que si”. Y salimos rumbo a Pedro Guillén. Pedro Múñoz, quiero decir.

okocicle_vortex_bullitt_13

Antes de dejar el Toboso, compramos más fruta e imaginamos a dónde hubiéramos ido a cenar de haber hecho noche. A la vuelta quizás.
Encaramos un recta larguísima, sobre la que amaina la tarde. Encendemos los pilotos traseros y las luces blancas. A saber cómo nos ven los coches de frente o los de atrás. No olvidemos que vamos en una Bullitt extrañamente apertrechada y un trike reclinado de 4 palmos de altura.
Pero vamos eufóricos…a por la carretera de noche. Sin parar hasta Murcia. Mañana por la mañana llegamos.

okocicle_vortex_bullitt_16

Entramos a Pedro Muñoz buscando salir pronto de allí. Un grupo de vecinos nos aborda en un stop. Ellos están de fiesta. Catando vinos y haciendo bromas. Les ayudamos con los chistes. Más o menos los comentarios son los mismos: “ahí te vas a dormir, majo”, “pero si aquí puedes llevar la casa”, “y a dónde vais a estas horas…”

okocicle_vortex_bullitt_14

Y empieza un pequeño desvarío de Rotondas rumbo a Socuéllamos. A pesar de llevar 12 horas en carretera, nos encontramos fuertes y motivados. Algo aburridos por las largas rectas, y que en la oscuridad a la luz de nuestros pilotos se hacen aún más eternas. El cansancio hace que tengamos nuestras dudas sobre si vamos en la dirección correcta. Empieza una pequeña crisis a mitad de una recta de 15 km. La bateria de mi móvil pretende abandonarnos, y dejarnos sin gps. El cargador no funciona como debería. Gracias compañía de la manzana por las incompatibilidades del firmware. Mi incomodidad sobre el asiento de la Bullitt se agrava y tengo que parar cada vez más seguido para aliviarme un poco. Oscar va como una rosa, porque claro, va en el trike, disfrutando de las constelaciones, la tranquilidad de la carretera y apuntándose que en casa miraría la longitud de esta recta infinita en la que nos rebasa un coche y podemos ver sus luces rojas alejarse durante un minuto, desalentándonos. Para distraerme del dolor y el cansancio, nos contamos chistes de cole que nos cuentan nuestros hijos. ¿Cómo se dice lluvia en alemán?, me pregunta el Pablo el otro día.

okocicle_vortex_bullitt_18

Acordamos parar en lo siguiente que tenga humanidad, y quizás dormir un poco. Pero la recta es enorme. Casi a medianoche llegamos a la única gasolinera 24H de estos lares.
Sobremos un par de fantas, preparamos bocatas, algo de fruta y consultamos a camioneros que curiosean nuestras bicis por dónde seguir.
“¿Con esto (refiriendose al trike) habéis venido de Madrid?”, “Ni se os ocurra continuar de noche desde aquí”.
El arcén se estrecha, la carretera empeora, es zona de camiones, os van a matar con esas bicis, los jinetes del apocalipsis veranean cerca de Albacete. Si señor: había que quedarse.

Camión Albaceteño a punto de comerse un trike y una bullitt

Camión Albaceteño a punto de comerse un trike y una bullitt

Pero decidimos continuar. Con el móvil cargado nuevamente, el estómago lleno y el non-stop en los corazones, seguimos rumbo a Murcia.
Nos aguardaba a partir de las 12, una carretera que efectivamente era como nos dijeron, pero sin ningún coche. Durante tres horas y media, seguimos pedaleando, felices sobre una bici de carga y un trike. Planificando brevets de cara a la Paris Brest Paris, calculando kilómetros, ideando velomobiles, compartiendo algo más sobre el ciclismo diferente. Con Oscar, que es un arquitecto de sus propias bicicletas es un placer conversar.

okocicle_vortex_bullitt_17

Constelaciones filtradas muy malamente

Pedaleamos más sosegados por Villarrobledo, por una carretera sin desvíos que nos lleva hasta Munera.
Allí paramos agotados, a descansar en un soportal de un restaurante abandonado. A la intemperie, y con nuestras respectivas monturas al lado nos dormimos intentando conciliar el sueño. La temperatura desciende.

Pedalear en carretera, es una cuesión de escalas y de paciencia. De decisiones.
Acabados 230km, nuestras decisiones del primer día, iban a afectar irremediablemente al segundo.

Y en breve lo íbamos a descubrir.

okocicle_vortex_bullitt_09

(Continuará…)

okocicle_vortex_bullitt_00


Imagen

Okocicle bajo la lluvia *Pregunta*

Okocicle bajo la lluvia *Pregunta*

¿Qué Okocicle se esconde bajo la funda para lluvia?

Días de lluvia y sol cerca de las cuatro torres. Ven y prueba tu Okocicle de dos o tres ruedas y curiosea en nuestra nueva tienda.


RecliMAD 2013 en Aranjuez *Resumen fotográfico de la vida en reclinada*

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_00

– Llegué a Alencón donde se ubicaba el tercer control y una multitud compacta me recibió. Todo el mundo quería verme de cerca y tuve verdaderas dificultades para evitar que el público me tirara de la máquina. Eran las 17 horas. Los habitantes se había arremolinado frente al Café Parisien. cuyo propietario lo había decorado con banderas, linternas venecianas y plantas verdes. “Terront ¡entra a tomarte una caña!” me dice un gracioso. Todo el mundo se ríe, incluido yo.-

Extracto de “Inventando el Ciclismo”: Charles Terront y la primera París-Brest-París.

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_01

Ir en reclinada a todas partes, es imitar a Terront en sus historias personales. Allá donde vas, una pequeña revolución. Lo mismo que a Charles, nos sucedió al entrar en Chinchón o en las inmediaciones del Palacio de Aranjuez. Eso si, a cañas nos invitamos entre nosotros mismos.

Con ese espíritu hemos cerrado un finde extraordinario, bajo el paraguas del RecliMAD 2013 (nuestra cita anual de los Reclinados de España) con buenas energías, y una mezcla de juventud y veteranía que nos carga las pilas de aquí al próximo encuentro.

RecliMAD 2014, en las mismas fechas (último finde de Mayo)… allá vamos.

Nos acompañaron especialmente Noa y Marco, dos peques que ya se apañan perfectamente con los trikes y las correrías de sus valientes padres. A cada año que pase, tendremos el gusto de ver cómo crecen con sus máquinas reclinadas. A saber con qué nos encontraremos dentro de 10 años.

Excepcional la compañía, como siempre. Reclinados de Alicante, Galicia, Valencia y Madrid. Vale la pena el esfuerzo realizado para compartir juntos.
Especiales gracias a Luis Manuel, Teo y Roberto, siempre tan pendientes de la organización. A nuestro guía Jose Manuel, que conoce al dedillo el trazado de lo que hay que ver en Aranjuez.

A los que no pudieron asistir, deciros que os echamos de menos, y ya nos veremos en la próxima edición
Allí compartiremos las anécdotas de cada año y generaremos otras nuevas.

La anécdota a destacar este año, ha sido la pequeña brevet a Chinchón, por la tarde del sábado, completamente improvisada y que nos permitió a más de uno rodar con ligereza, tomar una buena caña y aprender un poco más sobre geografía al sur de la comunidad de Madrid.

Os dejamos un breve resumen, con imágenes.

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_02

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_04

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_05

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_06

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_07

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_08

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_09

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_10

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_11

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_12

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_13

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_14

Reclimad_2013_Okocicle_Aranjuez_15

Hasta el próximo RecliMAD.
Un abrazo.


Velomobiles en España *Dos es mejor que uno*

Velomobiles_okocicle_madrid_reclinadas

En lo que respecta a velomobiles, hemos disfrutado un año y medio entero a “Don Benito”; revolucionando el ciclismo en las calles y allí por donde hemos pasado.

En especial una muesca adicional en el ciclismo reclinado en España.

Ahora se suma “El Hermoso”, un velomobil de otra liga, preparado para todo terreno, tiempo y situación.

Un largo camino que iniciamos, y que tiene por delante muchos kilómetros y sensaciones. Se abren todos los sentidos en lo que se está delante de uno u otro.

Velomobiles_okocicle_madrid_reclinadas_2

Así que sólo queda soñar, crear, disfrutar y explicar las bondades de los velomobiles, así como compartir las experiencias. Rodaremos con él, por Madrid, por España y por Europa.

Desde hoy, habrá mucho que contar, así que empezad por probarlo con nosotros en Okocicle Tienda.

velomobiles_okocicle_madrid_reclinadas_3


¿Y qué tiene de especial una bicicleta reclinada? *Ven y compruébalo*

IMG_0665

A pesar del frío, empieza la temporada con fuerza.
El sol y la cercanía de la primavera nos traen expectativa de cuántos querrán probar una bici reclinada, trike o cargobike durante el buen tiempo.

¡Alquiler de Bicis reclinadas, Trikes, Velomobiles y Cargobikes!

Lo que ves es lo que tenemos. Si tienes curiosidad, escríbenos y reserva un modelo de prueba para un finde o una semana entera.

Tenemos a disposición:
* 2 Velomobiles (de SinnerBikes)
* 6 Trikes o triciclos reclinados (Azub Bike, HP Velotechnik, Hase, Catrike, KMX Karts)
* 3 Cargobikes (Nihola, Bakfiets, Bullitt)
* 3 Reclinadas de Carretera (Metabikes, Optima Bikes)
* 2 Reclinadas de Montaña (Azub Bike)
* 1 HandBike (Hase Bikes)
* 10 modelos distintos de bicis reclinadas polivalentes (Azub, HP Velotechnik, Hase, Challenge Bikes)
* Multitud de remolques y accesorios que compartimos para hacer tu experiencia más grata.

Y si quieres una bici eléctrica o de paseo. ¡también tenemos a disposición nuevos modelos!

Información y detalles en: info@okocicle.com
Suscríbete a nuestro blog para que día a día, conozcas nuestras novedades y proyectos.

Un gran saludo desde las 4 Torres, al final de la Castellana.


Empieza la larga distancia en Reclinada *Nuestros 200 km de Vicálvaro*

(Bicicleta reclinada, modelo High Baron 700, manillar tipo U.)

(Bicicleta reclinada, modelo High Baron 700, manillar tipo U.)

“De todo éxito, por pequeño que sea, surgirá un día un esfuerzo más grande que lo completará.”
Walt Whitman

Empieza pronto la temporada de brevets* en Madrid.
Afrontamos nuestra primera jornada de 200 km, con ilusión y ganas de poner a punto la High Baron 700 de Optima Bikes.
Nos plantamos en la prueba con lo justo (en cuanto a forma física, mecánica y de accesorios) para realizar la prueba sin inconvenientes: alforja, luces, repuestos, bebida, barritas.
Sabemos que a pesar de nuestro rodaje de los últimos meses con el velomobil, estos kilómetros no serán suficientes. Aún así, confiamos en que cada vez subimos un poco mejor, el gran handicap de las reclinadas.

A nuestro favor tenemos que nos ha picado el gusanillo de la larga distancia. Las bicis reclinadas no sólo son nuestro trabajo, estudio y pasión; también nos gusta explorar empíricamente: ¿hasta dónde llega su límite de las ventajas y desventajas?

Como un Mendel moderno y sus guisantes, hacemos lo propio con las bicis tumbadas y experimentamos.

(Guisantes de Mendel, achuchados por el frío de Colmenar de Oreja. Nosotros también.)

(En la imagen, los guisantes de Mendel, achuchados por el frío de Colmenar de Oreja. Nosotros también.)

Volviendo a la brevet, nos ahorraremos la extensa crónica.
Poniéndose, da para mucho.
Nos conformamos con dejaros las pinceladas y algunas imágenes.

(El grupo de cabeza, alejándose a 50 km/h. Amanece en Mejorada del Campo.)

(El grupo de cabeza, alejándose a 50 km/h. Amanece en Mejorada del Campo.)

Nada más empezar, salimos rodando fuerte los primeros 10 km. Hasta que a alguien se le hizo poco ir a 30 por hora y puso la directa hasta los 40km/h y más. Descolgados, quiso la casualidad que pinchase y esto me dejó en la cuneta durante un rato.

(Pinchazo reparado, pensando en la crónica de la brevet. Si no, ¿por qué hace fotos de estos desaguisados?)

(Pinchazo reparado, pensando en la crónica de la brevet. Si no, ¿por qué se hacen fotos de estos desaguisados?)

Con la rueda a punto, nos unimos a un segundo grupo más moderado en ritmo, pero que nos proporcionó la anécdota de la brevet: estaban siguiendo el track del año pasado en el sentido contrario. Eso pasa por no estudiar a conciencia el recorrido antes de la prueba o carecer de GPS.

(Aquí el grupo que me llevó rumbo a Chinchón, mientras el resto iba a Aranjuez. El año próximo acertaremos si vuelven a cambiar el sentido.)

(Aquí el grupo que me llevó rumbo a Chinchón, mientras el resto iba a Aranjuez. El año próximo acertaremos si vuelven a cambiar el sentido.)

Antes de este desvío, amigos como Roberto (en reclinada) y Fran (en vertical) pasaron a nuestro lado como auténticas locomotoras, dejándonos claro lo de “brevet”.

(Panorámica de la subida a Chinchón. Aquí ya sabía que iba desencaminado.)

(Panorámica de la subida a Chinchón. Aquí ya sabía que iba desencaminado.)

Sabiéndome fuera de ruta, no quedó otra que relajarse y animar la futura crónica con algunas fotos, y relajando el ritmo de cara a los repechos que estaba afrontando. Un día muy soleado, aunque con bastante viento que hacía presagiar un regreso bastante doloroso en los segundos 100 km.

(Cabizbajo y con pie a tierra, sabedor del rumbo equivocado.)

(Cabizbajo y con pie a tierra, sabedor del rumbo equivocado.)

Al llegar al primer control (el segundo para el resto) en Villarrubia de Santiago, decido darme la vuelta junto con los amigos del Club MTB Leganés, con los que he coincidido en otros paseos con la reclinada de montaña.

(Ciclistas animados en el control de Villarrubia de Santiago.)

(Ciclistas animados en el control de Villarrubia de Santiago.)

A ratos me hacen compañía, rumbo a Colmenar de Oreja, pero en el puerto me quedo solo, con el tran-tran del pedaleo a golpe de pistón. Adiós al pedaleo redondo, por recomendación de Fran Vacas luego de su estudio completo de biomecánica sobre la reclinada. Aquí también compruebo que la posición y las calas van de maravilla. Aunque en pendiente pronunciada echo en falta un reposacabezas.

(A ese que va allí delante, no le pude alcanzar en el puerto, pero me animó a subir a buen ritmo.)

(A ese que va allí delante, no le pude alcanzar en el puerto, pero me animó a subir a buen ritmo.)

Y a partir de Chinchón, me esperaba José de la Fuente de Leganés y su grupo con los que coincidí hasta San Martín de la Vega en la parada obligada de control y para comer algo.

(Tentempié, nunca mejor avenido. El grupo de MTB Leganés en la mesa. Momento de relax a las 3 de la tarde.)

(Tentempié, nunca mejor avenido. El grupo de MTB Leganés en la mesa. Momento de relax a las 3 de la tarde.)

(Contraste obligado: la reclinada de fondo, y delante ese enemigo de la bici vertical, el asiento. Por más gel que le pongas, noeslomismo.)

(Contraste obligado: la reclinada de fondo, y delante ese enemigo de la bici vertical, el asiento. Por más gel que le pongas, noeslomismo.)

Tramo final: mucho viento, 3 grados de temp. que parecían menos y pedaleo alegre durante el regreso. Me he perdido un rato entre Mejorada del Campo y la Velilla. Lo normal si no has pasado por allí antes. Me encuentro con algún otro ciclista despistado. La ruta de regreso, ajusta cuentas con nosotros.

(Si Frodo Bolsón hubiese llevado una barrita de energía, habría llegado a Mordor menos cansado.)

(Si Frodo Bolsón hubiese llevado una barrita de energía, habría llegado a Mordor en el primer capítulo.)

Control final, a las 18:30, con buenas sensaciones y mucha alegría en el bar “La Escopeta” entre los que iban llegando a esas horas. Dejo mi tarjeta de control, con la casilla del primero vacía. Pero yo estoy lleno de muchas experiencias y un buen puñado de guisantes en pleno crecimiento.

(La ruta vacía y la vida del brevetero reclinado en solitario.)

(La ruta vacía y la vida del brevetero reclinado en solitario.)

No queda más que agradecer a los breveteros que hemos encontrado en la ruta, Fran Vacas, Roberto Fernández, Santi Mozos, Juan Merallo, Rupert, Manolo, JosedelaFuente y todo el grupo que le acompañaba, en especial a Michael que me acompañó hasta el control de Villarrubia desde Chinchón y a todo el club de Pueblo Nuevo, por sus muestras de alegría y apoyo durante la prueba.

Nos vemos en Algete.
A por más.

okocicle_brevet_vicalvaro_200km_reclinadas_16


Biomecánica para reclinados *En Okocicle Madrid te medimos de arriba a abajo, de lado a lado*

biomecanica_okocicle_reclinados_2013_000

¡Biomecánica para reclinados!
¿Y eso qué es?

Pues continúa leyendo, amigo suscriptor.

biomecanica_okocicle_reclinados_2013_02

Esta mañana hemos tenido el inmenso placer de ser refugio de lo que entendemos sería el primer estudio biomecánico para reclinados realizado en España.

Orientados y atendidos por Fran Vacas, han sido dos horas y medias de conocimiento puro, buenos consejos y profesionalidad a tope.
* Medidas biométricas con láser.
* Comparativa de posición con video y fotografía.
* Aplicación de estándares de posición.
* Puesta a punto de medidas en la reclinada (asiento, tubo de pedalier, reposacabezas, manillar)
* Colocación de calas.
Y un largo etcétera.

biomecanica_okocicle_reclinados_2013_05 En la foto vemos a Fran comprobando de manera exacta el ángulo de la pierna en su máxima elongación. La pregunta de siempre: ¿vamos muy cortos o estirados sobre la bici reclinada?. No importa si se trata de un trike reclinado, bici tumbada o velomobil, es IMPORTANTE medirnos a conciencia. Incluso aunque creamos que vamos correctamente, puede que unos pocos milímetros marquen una gran diferencia.

biomecanica_okocicle_reclinados_2013_04 Con el láser, se puede comprobar inequívocamente si estamos mal asentados en el ventisit (o acolchado) o si desviamos las rodillas al pedalear, además de otras comprobaciones imprescindible que no pueden detectarse a “ojo de buen cubero”.

biomecanica_okocicle_reclinados_2013_01 Las calas, base de nuestro pedaleo, y mucho más si vamos a recorrer durante largas horas una ruta prevista, sea de larga distancia o cicloturista.

Así que… si necesitáis asesoramiento en biomecánica para reclinados (o de vertical) por aquí os podemos canalizar con Fran Vacas y su buen hacer.

Información, detalles, precios y tipos de estudio en info@okocicle.com

biomecanica_okocicle_reclinados_2013_00

Para un seguimiento continuado de nuestras novedades, suscríbete a nuestro blog, o conéctate a través de tu reader. ¡Es muy fácil estar conectado con Okocicle! 😉


Historia de una Reclinada High Racer *El Barón Rojo de Optima Bikes*

okocicle-high baron 700-alovera09

Compartimos una historia más sobre una bici. En este caso un bici reclinada.
Cada bici, según se suele comprobar, es especial. Reclinada, de carga, de paseo, de niños.

Aquí, la historia de una bici que nos acompaña desde hace casi año y medio, dando saltos de arriba a abajo por todo Madrid, entre cajas y bicis que si ruedan, y que recién ayer dio su primer paseo, en el momento justo e ideal.

La prueba de muchos conceptos, manillar en “U” (conocido en otras jergas como manillar tipo “Superman”), peso ligero, una bici holandesa, mayor inclinación.

Pero ¿dónde empieza esta odisea, que acabó ayer en España, cerca de Guadalajara?

Empezó en Holanda.
Cerca de Amsterdam.

Bueno, en realidad empezó en Alemania, cerca de Frankfurt.
En el Spezi de 2011.

okocicle-high baron 700-spezi2011

Allí conocimos a los chicos de Optima Bikes. Ya habíamos oído hablar de sus bicis, gracias a los amigos de Tricicletos en Madrid y nos gustó mucho un cuadro que presentaban justo en ese momento. High Baron 700. El modelo era para ruedas de 700. Suponía una pequeña revolución para los modelos holandeses, acostumbrados a las 26 pulgadas. Tan reciente era, que no se podían ni probar las dos bicis que tenían en exposición. Resultaba tentador el precio de un cuadro por 1.195 euros con un acabado tan llamativo. Quedamos en vernos de nuevo más adelante. Despedida y a seguir.

okocicle-high baron 700-cyclevision-03

Ahora sí, Holanda. Unos meses más tarde. En el banco de pruebas del Cyclevision 2011. Allí estaban los chicos de Optima, esperando con todos sus modelos. Pero nosotros íbamos con la idea clara de probar sus dos modelos, la High Baron 700 con manillar tipo timón, y la otra con Manillar en “U”.

Probamos durante casi una hora, ambas bicis, en un ambiente prácticamente perfecto. Cyclevisión es un estado mental, en el que te rodean decenas de reclinadas, decenas de ciclistas reclinados, personas que diseñan y fabrican reclinadas, gente que escribe y tiene magazines sobre este tema,… pero sin ningún stress añadido a la fórmula. Velomobiles por aquí. Gente curiosa, sin ninguna otra idea que probar, compartir, disfrutar. En ese estado de ánimo, decidí hacer mi primer pedido a Optima Bikes: una High Baron 700 roja con manillar en “U”. Sólo el cuadro, que no están los tiempos para florituras. Con la alegría mutua, de paso nos hicieron dealers de su marca en España.

okocicle-high baron 700-cyclevision-01

Ya la ensamblaremos en Madrid. Dijimos confiados.
La foto de allí arriba, fue la última vez que montaría en una bici HB 700 de manillar en “U”.
Hasta ayer.

¡Manos a la obra!¡Taller de Reclinadas!
El cuadro llegó puntual, 2 semanas después.
Lo sacamos, lo admiramos, lo guardamos.
Vino la Paris Brest Paris 2011. El verano se fue. Nos mudamos. Abrimos una tienda al lado de las 4 torres en Chamartín. El cuadro fue trasladado a la tienda nueva. El otoño pasó. Encontramos el cuadro.
Lo sacamos, lo admiramos y empezamos a montarlo.

okocicle-high baron 700-assembly-00

Un asunto fácil, excepto por un sistema de frenos más complejo del que esperábamos. Una pieza que cuesta 9,95 en recumbentparts.com y que no acabábamos de pedir. ¿Quién necesita esta High Baron con tanta prisa?
Lo dejamos montado. Como exhibición. Van y Vienen amigos a ver el manillar en “U”. Está casi. Falta poco. Míralo que bonito el manillar en “U”. Dicen que va de lujo. Pasa el invierno y la primavera juntas. El Spezi 2012, de nuevo. El RecliMAD con muchos reclinados de visita por Madrid. Otro Cyclevision. Mejor no asistimos, no vayan a preguntar nuestros amigos de Optima, cómo nos va con el cuadro.
De lujo.

Llega el día de ayer. No, una semana antes.
Nuestro amigo Edu, nos trae un puente de freno trasero que si funciona. Y la pieza que faltaba para el delantero. ¿Dónde está la bici? Espera que la rescatamos. No más exhibición. Taller de reclinadas. Ahora si, todo suma después de un año.

Montaje acabado.
¡Gracias Edu!

okocicle-high baron 700-complete-05

Y salimos por fin,… a rodar.
Sensaciones distintas, especiales. Comodidad, comodidad, comodidad. O ¿acaso son muchas jornadas dentro de un Velomobil?
No, es la bici. El manillar. El espacio de las piernas al pedalear.
La bici ha sido rescatada después de su periplo por tantos lugares. Ha sido sólo un año, pero en el tiempo de las reclinadas, un año equivale a siete. Si, son como los perros, o los caballos.

okocicle-high baron 700-alovera-08

Rodar por Guadalajara. 70 kilómetros, y hay mucho para compartir sobre una reclinada de 700, con manillar en “U”. Ciclistas reclinados y verticales de carretera, estad atentos:

* Comodidad: el manillar en “U” respecto al de timón, goza de la ventaja de los brazos en una posición más relajada y que hace que los kilómetros sean menos. A esto hay que añadir que el espacio central, tan despejado nos permite más movilidad a la hora de retirar una mano del puño, ajustar un espejo mientras damos pedales, configurar un gps, ciclocomputador o cualquier accesorio que llevemos en el manillar.

* Espacio: viene del anterior comentario. Tenemos más espacio en el centro, pero es que además tenemos un manillar donde las posibilidades de llevar accesorios son infinitas. Pruebe usted, a ver qué no puede colgarse de un manillar en “U”. Luego, por donde pasan las piernas, si la altura y ancho del manillar son correctos respecto a la talla, hay mucho más espacio por donde desplazar las rodillas, sin miedo a rozar cables o accesorios.

* Equilibrio: somos una especie de funambulista sosteniendo una barra. ¡El equilibrio mejora enormemente! Esta ventaja sólo tiene sentido si se compara con el manillar tipo timón, donde el centro de gravedad está concentrado en un punto muy estrecho. El timón. Esto hace que a velocidades más breves, la bici nos exiga más equilibrio para hacerla estable. Con el manillar en “U” esto fluye suavemente. Casi sin darnos cuenta.

Y por ahora, es cuanto podemos compartir.
Queremos rodar algo más con el Barón Rojo de Okocicle, antes de añadir más información. No terminamos de ir relajados en la subida, ni en la bajada. Pero es una cuestión de acostumbrarse. Cosa que será fácil, a partir de hoy.

okocicle-high baron 700-comparativas-07

Y sobre todo, en lo que nos gustaría centrarnos es en la comparativa con modelos equivalentes de carretera.
¿Cómo va el Barón Rojo, respecto a la Metabikes? Es más larga la batalla, sí, pero la diferencia más importante la aporta el manillar. Respecto a la Cougar, también de Optima, hay mayor altura pero mayor desarrollo. Y otros modelos como los de Challenge Bikes, Bacchetta o Carbon Recumbents. A ello.

Pero lo iremos viendo poco a poco, que un año son siete en realidad. Aquí acaba la historia de una bici que tardó su tiempo en salir a rodar. Y que ahora tiene nombre, junto a Don Benito, nuestro Scorpion Blanco o la Fujin viajera. Hay mucho por desquitar. Mañana mismo, empezamos.

El manillar en “U”, engancha sin duda.

Si tienes dudas o comentarios, o quieres venir a probar cualquiera de los modelos indicados, escríbenos o llámanos. Estaremos encantados de contarte más.

Un saludo a todos!